Archivo por meses: noviembre de 2019

Intro: cómo diseñar el roadmap de tu vida

Después de leer decenas de libros de autoayuda y crecimiento personal me he propuesto diseñar de forma consciente el estilo de vida que me gustaría tener. Me fascina pensar en maneras de construir una forma de vivir alineada con mi misión y alejarme así de una actitud reactiva que esculpa mi futuro sin una dirección clara.

Esta es una serie de posts enfocados a cómo diseñar, fijar metas a alcanzar en diferentes momentos de tiempo y facilitar instrumentos para medir el progreso. Esta serie se compone de:

  1. Intro. Cómo diseñar el roadmap de tu vida
  2. Establecimiento de metas y objetivos (Próximamente)
  3. Herramientas de control (Próximamente)

Punto de Partida

Roadmap es un término extraído del mundo de empresa que se basa en construir un plan estratégico en el que se definen objetivos deseados y donde se incluyen pasos específicos y al mismo tiempo necesarios para alcanzarlos.

Alterar la realidad de tu situación actual es posible y está al alcance de tus manos. Es tan simple como diseñar un plan a alto nivel con el simple objetivo de ganar claridad a la hora de tomar decisiones.

Gracias a la claridad que ganas, podrás embarcarte en proyectos concretos a medio y largo plazo mediante acciones que giren en torno a un objetivo común. Te ayudará a eliminar el ruido de millones de estímulos que te alejan de lo que realmente te interesa experimentar en la única vida que tienes. 

Grábate a fuego que no es más importante la velocidad, sino la dirección.

Cuando tienes clara tu misión en la vida te encuentras más relajado en un día cualquiera, te centras fácilmente en los objetivos que quieres alcanzar en diferentes espacios de tiempo y tendrás menos dudas al saber si cada decisión te acerca o te aleja de tu misión.

Diferencia entre misión y visión

La misión se se encuentra a medio camino entre lo que queremos ofrecer a este mundo y lo que queremos recibir a cambio. Es el propósito de por qué y para qué estamos aquí y no se ciñe a un resultado en concreto. Es en definitiva la dirección hacia la que me dirijo.

Si no tenemos una misión clara tendremos incertidumbre, falta de propósito, empleos insatisfactorios y estaremos alejados de nuestra virtudes y talentos. 

La visión la podemos definir como el resultado de tu misión. Se trata de la idea que tenemos de cómo nos gustaría que fuera nuestro yo del futuro. Se encarga de recordarnos los objetivos concretos que nos fijamos y que están relacionados en todo momento con tu misión. 

Eres único, por lo que vacía (con perdón) toda la mierda que has estado consumiendo desde que naciste. Las películas, los miles de anuncios, lo que estudiaste en la escuela, lo que dicen los demás, los convencionalismos… Olvida que eres un ciudadano de este mundo y ponte en la piel del animal desnudo que realmente eres: sin condiciones, sin deseos ni constricciones.

Trata de imaginar qué es lo quieres que alguien lea en la biografía final de tu vida.

No seas vago y típico con una misión tipo: Mi misión es cumplir todas mis metas propuestas, llegar a ser una persona honesta teniendo éxito en todo lo que realice, tener un buen futuro lleno de posibilidades y tratar siempre de aprovecharlas con la mejor actitud posible, contar con mi familia en todo momento y obtener su apoyo por parte de ellos.

No vale.

Necesitas que tu cerebro sude con este ejercicio para encontrar lo que realmente has venido hacer a este mundo. Encontrarlo es una responsabilidad que tenemos firmada en nuestro contrato con la vida.

Viajando del punto A al punto C

Se trata de trazar un camino desde por ejemplo el punto A hacia el punto B con el objetivo de saber qué es lo que tienes que hacer para alcanzarlo. Si no te imaginas el punto B te quedarás toda la vida en el punto A. ¿Te gusta tu situación A o quieres conseguir algo más? Entonces tienes que sentarte y empezar a escribir.

Lo más seguro es que el camino de un punto a otro no sea un camino recto. Habrá baches, atajos, errores y replanteamientos. Puede que incluso durante el trayecto te des cuenta de que al destino que querías llegar era un punto que ni te habías llegado a plantear desde el principio, el punto C.

El plan

He tratado de construir un planteamiento coherente, sencillo y fácil de revisar en cualquier momento. Como siempre suelo decir, no se trata de que hagas el mismo ejercicio de manera idéntica. Como decía Bruce Lee: Adapta lo que sea útil, deshazte de lo que sea inútil y añade lo que es específico y único según tus propias circunstancias.

Es indudable que para diseñar un roadmap de vida necesitas conocerte a tí mismo. No muchas personas se conocen, no es tán fácil observarse desde fuera y entender por qué hacemos lo que hacemos. No es tan fácil el proceso y además nunca uno se conoce por completo. Somos seres ambiguos y volátiles y por tanto el proceso de conocimiento es progresivo, continuo y NUNCA se acaba.

En muchas ocasiones me han preguntado qué me gusta hacer y qué hago en mi tiempo libre y me ha frustrado no saber responder con seguridad, claridad y propósito. Quiero que esta sensación acabe con este ejercicio. Contacta conmigo si conoces una manera mejor de hacerlo. De momento sólo he encontrado el siguiente proceso:

1.Entiende tu pasado. Para construir el futuro es necesario entender el pasado. Sucede exactamente con la historia de la humanidad. Todo lo que surge en el futuro está relacionado con lo que ha pasado hasta ahora. Apóyate en la pestaña de cronología de la brújula para visualizar qué has estado haciendo todos estos años.

2. Lista todas tus pasiones o cosas en las que estás interesado (Se puede agrupar por temáticas). Me gusta especialmente las temáticas de esta web, pero puedes googlear para hacer tu propia lista o fijarte en mi listado. Cuando acabes, agrupa estas pasiones en valores o temáticas. 

3. Realiza un mapa mental de las cosas que consideras más importantes. Primero en un folio de papel y luego pasarlo a limpio y de forma ordenada de la manera que más fácil te parezca.

A continuación, en el proceso de pasarlo a limpio me quedé con el siguiente diagrama:

4. Describe tu día ideal. Imagina que tienes todo el tiempo y dinero del mundo y no tuvieras que preocuparte por nada. ¿Cómo sería para ti un día ideal? Sé lo más específico posible.

5. Hazte las siguientes preguntas:

  • Con qué tipo de personas quieres estar rodeado
  • Dónde quieres vivir
  • Cuánto dinero quieres ganar
  • Qué quieres hacer en tu tiempo libre
  • Qué tipo de persona quiero llegar a ser
  • Qué quieres crear
  • Qué legado quiero dejar  

¿Puede tu misión cambiar con el tiempo?

No debería cambiar drásticamente con el tiempo al igual que un destino no puede cambiar su geolocalización. Lo que sí puede ser susceptible de cambios es la visión debido a que se enfoca más en el cómo y para ello existen varias formas de hacerlo.

Los detalles se transforman con el tiempo y la prioridad que le damos para conseguirlo puede cambiar. No es necesario tener una misión y visión súper específica y concreta de lo que queremos alcanzar, sino un mapa que podamos ver de vez en cuando y recordarnos lo que es más importante para nosotros. 

Como sugerencia, te recomiendo que lo hagas en diferentes sesiones, no en un atracón de un día. Lo más recomendable es espaciar la realización de este ejercicio en el tiempo para que el resultado sea lo más coherente con con lo que realmente queremos y que no esté condicionado por un momento emocional determinado.

Espero que este ejercicio te ayude de alguna forma como lo ha hecho para mí en este momento. Quiero animarte a que luches por lo que realmente quieres conseguir. Recuerda que si mantienes las mismas acciones conseguirás siempre los mismos resultados. ¿A qué estás esperando para diseñar tu misión?

/eres único/

Ni existen dos identidades humanas similares en los archivos de la historia ni veremos jamás una huella dactilar parecida a otra en la faz de la tierra. Eres único e irrepetible y tenerlo en mente facilita que en los momentos de tomar cualquier tipo de decisión te centres en lo que sea mejor para ti según tus propias preferencias, circunstancias y personalidad.

El proceso se repite muchas veces. Me encuentro perdido a la hora de valorar diferentes alternativas y pregunto a varias personas de mi entorno para escuchar su opinión. El proceso que se desencadena de forma inconsciente en mi cabeza es que escucho lo que espero escuchar y acepto por tanto los argumentos que me interesan para quedarme por fin tranquilo. Resulta graciosa la facilidad con la que deshecho todo aquello que no resuena conmigo. ¿Te suena?

Además, ya sabía desde antes de preguntar nada qué es lo que quería, pero necesito que algo externo me haga autoconvencerme definitivamente desde mi interior. Un proceso que se produce desde fuera hacia dentro.

Me parece un gran error este planteamiento porque, entre otras cosas, no tenemos en cuenta que no hay fórmulas exactas para aplicar en cada situación. No existe el molde exacto que encaje con las necesidades que podemos tener en un momento dado de nuestra vida. No estamos hablando de química sino de algo mucho más complejo, subjetivo y abstracto: tu identidad.

No nos gusta por naturaleza la incertidumbre por lo que compramos paquetes cerrados en diferentes formas sin evaluar profundamente cómo encajan con nosotros. Puede tratarse de una dieta que no tiene en cuenta tu propia fisiología y metabolismo, de una terapia especializada en una técnica para abandonar un vicio o de un curso que dé respuestas sobre tu dirección profesional.

No debemos caer con tanta asiduidad en la trampa de creer que existe una solución cerrada para nuestros propios desafíos personales. Lo que sí está dentro de nuestro control es tratar de entender nuestra propia y única “fórmula personal” y hacer lo siguiente: analizar los elementos de una situación determinada en base a tu propia combinación para entender cómo éstos encajan con tu propia naturaleza y no al revés.

Somos únicos, y por mucho que nos atormente tomar decisiones en algunos momentos tenemos que tomarlas bajo nuestra propia evaluación. NADIE sabe mejor que nosotros qué es lo que realmente queremos, qué es lo que más nos conviene y qué resultado deseamos conseguir.

Es indudable que para este ejercicio necesitamos conocernos profundamente a nosotros mismos y escuchar las respuestas que se originen desde nuestro interior. Esto es algo mucho más complicado de lo que nos podemos llegar a imaginar, sobre todo viviendo en esta era en la que escasean los momentos en los que nos sentamos a reflexionar sin distracciones ni estímulos.

Seguramente conozcas a pocas personas de tu alrededor que perciben respuestas a sus preguntas desde el interior. En primer lugar la sintonizan, y en vez de confirmarla con alguien la manifiestan directa y abiertamente hacia el exterior. El proceso que se produce es en este caso es el inverso, desde dentro hacia fuera. Este tipo de personas tiene mucha confianza en sí mismas, alta autoestima y sobre todo son muy conscientes de su personalidad única. Parece como si tuvieran un oído muy afinado, escuchan algo que a mí me cuesta horrores escuchar. O que igual escucho, pero no logro entender.

Utilizan el input exterior no para seguir al pie de la letra la formas de hacer las cosas sino para adaptar la nueva información a su propia y única combinación mientras dotan de sentido las decisiones que toman.

Envidio sanamente a estas personas.

Tienen muy trabajado el paraguas de los juicios. ¿A qué me refiero con este paraguas exactamente? Al instrumento invisible que tienen para que cada vez que la gente les juzgue lo utilicen para evitar mojarse de las críticas ajenas.

Se trata por tanto de aprender a desarrollar el juicio a la hora de tomar decisiones. Ni siquiera me refiero a que estas decisiones tengan que ser siempre las correctas y adecuadas, ¡eso sería imposible! lo que sí podemos hacer y se encuentra a nuestro alcance es aprender a reducir el número de errores y que sobre todo cada vez que avances en una dirección determinada sea por el resultado de decidir lo que mejor encaje en base a tu propia identidad. 

Existe un gran obstáculo a la hora de ganar autonomía en este apartado, la imitación. Tenemos programado en nuestro “chip interior” el comportamiento de replicar lo que hacen otros.

Cuando alguien te sonríe sin motivo, sonríes. Cuando el padre tira basura al suelo su hijo que le observa repite el comportamiento. Cuando alguien nos habla en bajito respondemos de la misma manera. Es automático, compruébalo.

Este proceso de imitación nos condiciona a la hora de tomar decisiones por y para nosotros mismos. Estamos expuestos a una gran influencia grupal, y por ello en muchas ocasiones tenemos falta de confianza o miedo a la desaprobación por tomar una decisión diferente al resto. Es importante ser consciente de ello a la hora de educar nuestra personalidad como sólo nosotros queremos que sea. Sé tu mismo y busca ser auténtico.

Otro ejemplo sería cuando queremos ser parecidos o comportarnos como alguien a quién admiramos. Por ejemplo la persona que quiere alcanzar un físicco parecido al de un personaje famoso y hace lo que sea por parecerlo. La realidad es que no le beneficiará tener las mismas características ya la que la persona a la que admira tiene unas proporciones corporales diferentes a las suyas. Tendrá mejor que encontrar la combinación que mejor se adapte en relación a su cuerpo y no al reflejo de otro.

Para mostrar lo mejor de nosotros mismos tenemos que entender nuestra propia fórmula, la mejor combinación que encaje con nosotros y nos sirva para mantener y pulir nuestra esencia.

Ten presente que nuestra identidad no es estática, sino que se transforma y evoluciona con el tiempo, el entorno y la experiencia. Nunca mantiene los mismos rasgos.

¿Recuerdas cuando de pequeño creías que no te cansarías nunca de jugar a ese juguete que tanto te gustaba? 

Cada año, cada mes, cada día nos convertimos en una persona diferente. No nos damos cuenta porque el cambio es tan progresivo y lento que es imposible apreciarlo.

Eres único, y como tal, debes ser consciente de que la mejor persona que te conoce eres tú mismo y que no podemos depender de lo que digan los demás, lo que leemos en fuentes de pésima calidad o lo que vemos u oímos de otros. Tú y solamente tú eres tu mejor psicólogo, tu mejor cocinero, entrenador físico y doctor.

Eres la persona más indicada para saber qué es lo que tienes que hacer en cada momento.

Eres único.

Niveles de energía corporal y mental, dosificación, ladrones y parafernalia

Existen diferentes maneras de gastar la energía corporal y mental de cada día así como numerosas pautas y consejos para regularla de manera que aprovechemos el día y sobre todo el propósito hacia el que la queremos dirigir

Cuando me despierto cada mañana siento que mi cuerpo y mente se han recargado durante la noche como si de una batería de móvil se tratara. Depende de las “aplicaciones” que uso durante el día llego a casa con una carga mayor o menor.

Durante el día, mientras voy haciendo actividades y trabajando, siento como se va agotando lentamente. Siento algo muy parecido cuando se trata de grandes esfuerzos mentales. Después de un momento de gran concentración no puedo hacer ni una suma de dos cifras. Cosas obvias, nada nuevo.

Sin embargo, cuando hablamos de energía corporal (incluyo la mental) consideramos sólo el aspecto físico e ignoramos por completo otro tipo de energía que se genera fuera de nuestra percepción.

¿En qué gastamos nuestra energía? ¿en qué deberíamos invertirla? Cómo la distribuimos y sobre todo en qué aspectos son algunas de las preguntas que me hago más de una mañana cuando planifico normalmente mi jornada laboral, aunque las respuestas se pueden aplicar a cualquier tarea personal.

Distribución de la energía

Existen desde mi experiencia varias formas de distribuir la energía durante un día normal. La forma que elijo define el resto de mi día por lo que es importante fijarse cinco o diez minutos para planificar qué quiero conseguir en el día. Por norma general:

  1. Lineal. No distingo entre tareas con diferentes características. Tengo una lista y ejecuto cada una de manera equitativa en tiempo y/o esfuerzo.
  2. Descendente Invierto el momento de máxima energía de la mañana para hacer las tareas que necesitan más atención y esfuerzo. Por la tarde me enfoco en tareas más rutinarias y que requieren menos energía mental.
  3. Ascendente. Comienzo con tareas simples a modo calentamiento para pasar a tareas más complicadas cuando ya estoy en fase de concentración.
  4. Reactiva. No tengo ninguna lista ni prioridad de tareas por lo que empiezo a reaccionar a cualquier cosa que vaya saliendo. En la mayoría de los casos, voy saltando entre tareas banales hasta que tomo conciencia de lo pobremente planificado que ha sido mi tiempo.

Ladrones de energía

Existen diferentes fugas de energía. Conocerlas e identificarlas es clave para conocer cómo plantear el día y lo que podemos ahorrar mediante la identificación de los siguientes ladrones:

1.Estrés y ansiedad

Noto como el estrés consume mi energía por cada poro de mi piel. Los deadlines, las tareas, las reuniones, las prisas… me hacen perder la tranquilidad y noto cómo mi metabolismo empieza a comerme desde dentro.

La ansiedad acelera mi metabolismo y debilita mis reservas de energía. En estos momentos se me hace muy complicado centrarme en la respiración y mantener un flujo relajado en mis movimientos corporales. Soy nervioso por naturaleza y una de las acciones que he empezado a hacer es tomar conciencia de estos momentos para bajar revoluciones y ser más autónomo en el uso de mi energía.

2. Beber, fumar, café y consumir drogas

Todos conocemos los días perdidos que pasamos durante una buena resaca. A base de deshidratar el cuerpo mediante alcohol conseguimos vaciar nuestro cuerpo de oxígeno lo que nos ralentiza a la hora de pensar claramente.

El THC entorpece la comunicación entre neuronas y esto en mi experiencia se traduce en otra forma más de carencia de energía. Cualquier sustancia que altere nuestro organismo nos hará perder la afinidad de los sentidos traduciéndose en una merma en nuestra productividad.

En el caso de otras drogas no puedo decir personalmente por falta de experiencia pero igual que en el punto anterior, estaremos entorpeciendo el flujo natural de nuestra energía.

Desde que leo a Sebastian Marshall me he interesado por el efecto y los beneficios de tomar café deliberadamente, es decir, sabiendo cuándo y cuánto café tomar durante la semana.

Para sentarnos a hablar de café, demos contexto primero. La cafeína boquea los receptores de adenosina, la hormona que nos hace sentir cansados e indica que ya es suficiente por hoy y debemos iros a la cama a descansar. Por lo tanto, no es que nos de energía exactamente sino que engaña a nuestro cerebro haciéndole perder la noción de cansancio.

En primer lugar nos dará un subidón seguido de una bajada. Cuando te acostumbras a tomar café es muy adictivola, cada vez necesitamos una dosis más fuerte. Por momentos me fuerzo a desprenderme de consumirlo de vez en cuando para dejar fluir los ritmos de nuestro cuerpo y entender realmente cuando estamos descansados.

3. Alimentos. Somos lo que comemos.

Como el día que comes carne en exceso, patatas, entrantes y acabas con un chupito de hierbas que lo único que te pide el cuerpo es estar tirado en el sofá. La digestión requiere una gran cantidad de energía y te deja fuera de juego para tareas importantes.

Mientras que si comemos una barrita de pan con tomate, aguacate y proteína en general nos da la gasolina necesaria para empezar un día con garantías. Vamos a despegar de la silla como un cohete de SpaceX y podremos ir al gimnasio a entrenar como una bestia.

Somos lo que comemos y preocuparse por elegir las comidas con alta cantidad de nutrientes nos va a dar el subidón que necesitamos.

4. Deprivación de sueño. Prontito a la cama

¿A quién no le encanta dormir? Es el momento perfecto para regenerar nuestras células, reconstruir tejidos y sobre todo descansar la mente para poder recargar nuestras baterías.

La media hora antes de irse a dormir debe ocuparse con una alternativa a estar enchufado al móvil. ¿Por qué? Porque las pantallas inhiben la melatonina, la sustancia que regula el sueño.

Te recomiendo que instales f.lux en tu ordenador para reducir automáticamente la luz azul y Twilight para Android. Otro truco que no falla es leer en la cama hasta que tengamos que leer un párrafo más de dos veces. Ése es el síntoma de que el cuerpo nos pide dormir.

5. Tareas rutinarias

Cuanto más rutinaria es la tarea que hacemos más nos adentramos en un bucle en el que el cuerpo y la mente se entumecen. Es uno de esos momentos en los que se nos forma una especie de nube en la cabeza antes de entrar en un proceso de apatía.

Cambiar entre diferentes tareas es necesario para mantenernos alerta y concentrados. Cuidado con la multitarea excesiva.

Deporte por dios, deporte.

Has ido al gimnasio o has hecho mucho deporte a una hora muy avanzada del día. Has llegado a casa y te has preparado para ir a la cama rápidamente. Te has encogido en tu suave edredón y has comido techo como un campeón.

El entrenamiento te deja con tanta energía en el cuerpo que el efecto puede durar varias horas. Es por eso que hacer deporte intenso nos despierta gracias a la circulación de sangre por todo el cuerpo 

¿A quién le ha entrado sueño después de hacer ejercicio intenso?

Más allá de la energía física. 

Hay otros campos de la energía más allá del corporal y de los que no solemos ser conscientes. Cuando el tema se acerca a un extremo muy espiritual suelo mantenerme escéptico ya que me siento más familiarizado con explicaciones científicas. Sin embargo, de vez en cuando tengo momentos en los que percibo sensaciones diferentes.

La energía es en parte emocional y espiritual. Más alla de los procesos químicos que se producen en nuestra compleja maquinaria corporal existen factores inexplicables y me atrevo a decir que mágicos. Éstos hacen que la totalidad de la energía de la que dispongo en un momento dado sea imposible de definir teniendo en cuenta sólo la capa fisiológica.

No puedo acabar este post sin decir que la energía ni se crea ni se destruye sólo se transforma. Se trata nada más y nada menos que del poder que tenemos cada día para realizar las actividades con las que tenemos que lidiar por lo que considero importante saber gestionarla y aprovecharla lo mejor posible.

La energía creó el universo y a día de hoy mueve máquinas, transportes, planetas y personas. Cuida de ella y gástala de manera astuta.

¿Quieres compartir alguna reflexión sobre energía corporal?

Descubre «mi brújula», la herramienta que utilizo para todas mis áreas personales

Visionar, planificar y hacer seguimiento de cualquier cosa que quieres conseguir en tu vida es verdaderamente un arte. “Mi brújula” es la herramienta que utilizo para ir del punto A hacia el B sin perder cuenta de mis progresos en diferentes áreas y tener siempre en mente los objetivos que me he propuesto a lo largo de un año.

Trabajando en consultoría me he dado cuenta que la vida no es más que otro proyecto -de mayor magnitud e importancia- que requiere una visión y planificación alrededor de objetivos predeterminados.

Para ello es necesario tener un análisis de las diferentes aspectos de nuestro día a día (tareas, economía personal, agenda…) para poder conseguir las medallas personales que anhelamos (sueños, metas o nuevos hábitos a practicar).

Después de probar muchas maneras de controlar objetivos he desarrollado mi propia herramienta para visualizar rápidamente los parámetros a los que quiero prestar especial atención. Una herramienta accesible en cualquier momento y desde cualquier lugar.

Si eres de los que quiere sacar partido a cada día y estás interesado en probar un modo sofisticado de planificación personal te invito a descubrir mi metodología y te facilito la herramienta que he creado para que la personalices a tu manera con los apartados que te parezcan más útiles. 

Lo que nunca me funcionó

En otros momentos de mi vida he usado apps para apuntar notas y tareas como evernote, todoist o onenote de Microsoft. La realidad es que nunca he conseguido ser perseverante y no he podido agrupar en un sólo lugar todos los indicadores a los que quiero prestar especial atención. 

He empezado calendarios digitales, rellenado agendas físicas o escrito propósitos anuales, pero nunca he conseguido ser constante y construir una fotografía general de mi progreso.

Para alguien como yo que necesita tener un elemento visual para no perder detalle de los avances es útil contar con un elemento externo a mi memoria donde visualizar todos los indicadores.

Es hora de presentarte “mi brújula”, un Google Sheet que se ajusta a diferentes necesidades mediante la agrupación no sólo de un aspecto en concreto sino de diferentes áreas personales.

Este documento me facilita muchísimo la vida y quiero compartirlo contigo. Accede ya a mi 🧭 desde este link.

Bloques de la herramienta

A continuación te explico cada pestaña del documento de forma breve para que entiendas el propósito de cada bloque y lo utilices como guía. Si eres una persona más visual publicare pronto el video en el que a modo demo voy explicando mi propia brújula.

0. 📜 Instrucciones Donde puedes ver una breve descripción de cada pestaña y saltar entre ellas mediante los links habilitados. En la columna frecuencia puedes ver a modo orientativo, cada cuánto tiempo tiene sentido modificar el el bloque.

1. 🕐 Cronología Análisis de toda tu vida desde una “macro-visión” en la que visualizas en qué andas metido cada año.

Gracias a este mapa del tiempo puedes ver los periodos más representativos a golpe de vista y ver el hito más característico de uno o varios años seguidos.

Es útil para reflexionar sobre la apuesta que haces durante un periodo de tiempo determinado así como los puntos positivos y posibles mejoras de un año en concreto.

Aclaración: El hito de un periodo de tiempo puede ser algo personal o profesional, lo que percibes que ha sido más representativo en ese periodo.

2. 🎯 Metas Lo que te interesa a día de hoy y lo que planteas alcanzar en el corto, medio y largo plazo.

Es importante priorizar entre todo lo que quieres conseguir y si además lo tienes reflejado puedes planificar el siguiente bloque (semana) para convertirlos de idea a realidad.

Además, en la última columna puedes añadir los sueños que quieres cumplir en tu vida para adaptar el resto de áreas a la consecución de estos ambiciosos planes. Cumplir un sueño conlleva mucho esfuerzo, propósito y motivación. Ya no tienes excusa para no organizarse en cómo hacerlos realidad. 

Aclaración: Esta pestaña es flexible, puedes ir cambiando las metas que tienes en el tiempo según tus perspectivas. La idea es no cambiarlas constantemente sino mirar trimestralmente lo que has definido para ver si tus acciones están dirigidas a conseguir estos resultados. 

3. 📆 Semana Tu horario semanal de actividades recurrentes que sueles mantener estable en el tiempo.

No significa que cada semana organices el horario, el propósito es visualizar cómo tienes configurada la semana para entender en qué  huecos libres puedes encajar las actividades que te van a acercar a las metas que has establecido en el bloque dos (metas).

Lo sé, tenemos pocas horas en la semana para dedicar tiempo a nuestras ambiciones. Sin embargo, al ver los tiempos libres puedes planificar cómo puedes invertir lo que te queda libre. 

Aclaración: No se trata de rellenar todas las horas y quedarse sin respiración, si no de decidir qué quieres hacer realmente y buscar la manera de incorporarlo en tu día a día.

4. 📊 Tracking Informe semanal de hábitos y vicios para alcanzar el nivel de integridad personal que te gustaría alcanzar.

Registrando semanalmente los hábitos que cumples y los vicios de los que no te logras desprender puedes tener una visión de la tendencia y confirmar oficialmente que ya tienes un hábito integrado o bien que no tienes la suficiente voluntad para cambiarlo.

Cuantos más hábitos y vicios coloquemos en la lista más difícil será cumplir nuestras expectativas. Lo ideal es añadir unos pocos y trabajar en la gestión del cambio poco a poco.

5. 📌 Tareas Repositorio de tareas diarias de todo tipo agrupadas por prioridad y deadline.

Tenemos muchas tareas cotidianas en el día a día y no hay nada mejor que este bloque para listarlas todas, ver la prioridad que tiene cada una y filtrarlas para centrar la atención en las más importantes. 

Además, ver cómo todas las tareas completadas que se van quedando registradas libera dopamina. Esto da sensación de control y avance sobre las cosas que queremos o debemos hacer.

6. 💰 Balance Análisis de ingresos, gastos y patrimonio personal para planificar tu ahorro y controlar el gasto en el tiempo.

En vez de llevar la cuenta de gano X y me gasto Y, puedes tener un balance muy sencillo con todas tus partidas de ingresos y gastos mensuales generales de un mes.

Haciendo este ejercicio no sólo visualizas cuánto quieres ahorrar mes a mes sino planificar en qué quieres invertir lo que ahorras.

En la parte inferior he habilitado un control de gastos e ingresos específicos de cada mes para controlar estas cifras más en detalle y ver el cómputo global del año.

Instrucciones de uso

  • Hazte una cuenta en google para tener acceso a este documento
  • Usa tan sólo las pestañas que quieras y las partes de cada una que necesites.
  • Edita cualquier elemento del documento según tus propias preferencias.
  • No se trata de rellenarlo todo, sino de tener un tracking sencillo de lo que quieres conseguir en un año.

Sugerencias:

  • Coloca este documento entre tus favoritos en el ordenador y en un acceso directo en tu smartphone.
  • Duplica el documento para cada año nuevo que vayas a rellenar y así mantener el histórico anual de los cambios que vas teniendo.

Cómo obtener La brújula

Si has llegado hasta aquí es porque te parece interesante este ejercicio y quieres utilizarlo. Lo único que tienes que hacer es hacer una copia del documento para que lo tengas en tu cuenta de google y lo puedas editar de manera privada.

Si tienes algún problema, ponte en contacto conmigo y te explicaré en detalle cómo generar una copia.😉

La gran ventaja de tener tu brújula es que puedes editarla para utilizarla a tu manera, con tu formato, ideas, colores… Elimina todo lo que no te sirva y céntrate en las áreas que quieres mejorar.

Cuando empezar a usarlo

Ahora. Lo mejor que puedes hacer es empezar a acostumbrarte a utilizarlo cuanto antes para aprovechar la inercia y continuar el próximo año con una metodología sencilla y clara.

Mucha suerte y perseverancia en tus nuevas metas y planes futuros.

El archivo Mi Brújula {2019} es un documento creado por danisolanas® y libre de ser difundido.